Logo Prevención · Transparencia · Incidencia

Veeduria Distrital

Entidad de Control Preventivo de Bogotá
Logo Bogotá mejor para todos

Usted está aquí

Por causa de la Pandemia, en Bogotá por cada hombre que perdió su empleo, 3 mujeres perdieron el suyo

Por: comunicaciones
Publicado el: Octubre 2020

Desde el inicio de la pandemia se vieron lo riesgos de aumentar la brecha laboral entre hombres y mujeres en la capital.

La Veeduría Distrital elaboró un informe completo sobre el efecto de la pandemia del COVID 19 en el mercado laboral femenino en Bogotá. Según el informe, los cerramientos impuestos en respuesta a la expansión del virus han agravado una situación histórica de inequidad entre hombres y mujeres. Así, en la Ciudad y desde 2010, la tasa de ocupación y participación de las mujeres en el mercado laboral ha estado por debajo de la de los hombres. Mientras que la tasa de ocupación en los hombres ha estado alrededor del 71%, en las mujeres ha sido cercano al 57%., y en el caso de la tasa de participación en los hombres ha registrado un mínimo de 76% y en las mujeres un máximo de 67%.

Desde el inicio de la pandemia se vieron lo riesgos de aumentar la brecha laboral entre hombres y mujeres en la capital. En agosto de 2020, la tasa de desempleo en Bogotá fue de 20,5%, 3,7 puntos porcentuales por encima de la tasa de desempleo en Colombia la cual fue de 16,8%. En el trimestre junio-agosto de 2020, la tasa de ocupación de los hombres fue de 56,7% y 40% para las mujeres, es decir que la brecha registrada fue de 16,7 puntos porcentuales, 3,3 puntos porcentuales más que en el mismo trimestre del año anterior. Esto significa que durante este periodo hubo 434 mil hombres más ocupados en comparación con las mujeres.

Esta situación también se reflejó en el desempleo, donde la brecha aumento de 2,9 a 6,1 puntos porcentuales entre el trimestre junio-agosto de 2019 y 2020; lo que significo 36 mil mujeres más que hombres en situación de desempleo. En el trimestre junio-agosto 2020 la tasa de desempleo femenino fue de 27,4% y la tasa de desempleo masculino fue de 21,3%. “Esta era una situación que venía de atrás si se considera que, en 2018, por cada $100 que recibía un hombre, una mujer recibió $88 al realizar el mismo trabajo. Dada la coyuntura, esta brecha se ha agravado”, asegura el veedor Guillermo Rivera, mientras insiste en que Bogotá es la segunda ciudad con la mayor diferencia entre mujeres y hombres ocupados (13 puntos porcentuales), antecedida por Lima y seguida por Santiago y Buenos Aires.

Las brechas se pueden explicar por varias razones además de las históricas. Entre ellas, que los sectores más afectados, como el comercio y el sector servicios, empleaban más mujeres que hombres. A eso se suma que muchas más mujeres que hombres, por cuenta del cierre de los colegios, han tenido que dedicarse cien por ciento al hogar. Según el Censo Nacional de 2018, en Colombia existen 1,8 millones de madres solteras frente a 350 mil padres solteros, y por ende, es más probable que los cuidados del hogar recaigan en una sola persona. Según el Banco Interamericano de Desarrollo, en Latinoamérica hubo más mujeres solteras que hombres solteros que perdieron su trabajo en junio de 2020.

“Bogotá había logrado avanzar en la reducción de brechas de ocupación y salarios, sin embargo, por la coyuntura, ha habido un retroceso. Para junio-agosto de 2020 la brecha de desempleo fue de 6,1 puntos porcentuales, en este caso por cada hombre que perdió su empleo, 3 mujeres perdieron el suyo”, concluye el Veedor Rivera.

Entre otras recomendaciones, señala la Veeduría Distrital, es importante que los programas, proyectos y estrategias de reactivación económica se orienten al sector informal para evitar que se sigan perdiendo empleos donde en su mayoría son mujeres. Así mismo es necesaria la promoción de igualdad de roles de género en las actividades de cuidado del hogar para que esta también se de en las mismas condiciones laborales de las mujeres frente a los hombres.

La estrategia de reactivación económica debe incluir la perspectiva de género para garantizar que las dificultades de tipo estructural que perpetúan la desigualdad entre hombres y mujeres no se traduzcan en una mayor exclusión de mujeres del mercado laboral o el acceso en condiciones inequitativas o bien, el engrosamiento de las líneas de pobreza.

Consultar informe

Filtro de noticias